Críticas

now browsing by category

 

“Exploradores” (1985): Y los alienígenas se cargaron la película

“Exploradores” (1985) es una de esas películas que marcaron a muchos quienes crecimos en los ochenta. No sé si seré el único, pero siempre me pareció que en su último tramo bajaba el nivel de lo visto anteriormente, hasta ponerlo por los suelos. Pues ahí va la explicación de por qué ocurrió.

 

El póster que tuvimos aquí...

El póster que tuvimos aquí…

 

La película trata sobre tres chavales que construyen artesanalmente una nave espacial, gracias a que uno de ellos ha tenido un sueño donde conoce cómo realizarla, y con ella realizan un viaje al espacio al encuentro de unos extraterrestres, que son quienes les han guiado en la construcción. Así contado, puede sonar algo mal, pero luego vista es mucho mejor de lo que parece. El filme pertenece al género de la ciencia-ficción y es de corte familiar.

...Que es mucho peor que éste, el original.

…Que es mucho peor que éste, el original.

 

Dicen las malas lenguas que según el guión original los jóvenes realizaban el citado viaje sobre unas bicicletas que volaban. La Paramount se lo enseñó a principios de los 80 a Steven Spielberg para que la dirigiese. ¿Hace falta que recuerde la escena de “E.T.” (1982)?. Posteriormente, el libreto tuvo que ser cambiado por motivos obvios.

El estudio quería que la dirigiese el alemán Wolfang Petersen, que un año antes había hecho la adaptación de “La historia interminable”, que por cierto siempre odió su autor Michael Ende. Petersen quisó rodar la película en su país natal, cosa a lo que se opuso el estudio; la jugada sí le salió, en cambio, con “Enemigo mío” (1985), aquella película de ciencia ficción con Dennis Quaid y un irreconocible Louis Gossett Jr. Finalmente, se eligió a Joe Dante, quien acababa de hacer, y con éxito, “Gremlins” (1984) que, casualmente, tuvo a Spielberg como productor. A Dante no le entusiasmó la parte final de la película, es decir, cuando los jóvenes se encuentran con los extraterrestres. Desde el estudio le dijeron que esa parte sería cambiada mientras rodaban y, en principio, todo parecía solucionado. Lo que más le gustó fue el hecho de poder utilizar elementos de la cultura pop en el guión, para que el público se sintiese más identificado con los personajes, como fue la inclusión de referencias a “La Guerra de los mundos” (1953) y a otras películas y series catódicas. De hecho, el alienígena, antes citado, se comunica a través de frases de programas de televisión.

 

Joe Dante durante un rodaje.

Joe Dante durante un rodaje.

 

“Exploradores” supuso los primeros papeles para Ethan Hawke, el malogrado River Phoenix y para Bobby Fite, que luego no hizo nada reseñable. Sin embargo, Hawke luego participaría en innumerables trabajos como “El club de los poetas muertos” (1989), o “Antes del amanecer” (1995), que daría dos secuelas más, o “Gattaca” (1997). Y Phoenix, tras “Cuenta conmigo” o “La costa de los mosquitos”, ambas de 1986, sería el joven Indy del prólogo de “Indiana Jones y la última cruzada” (1989) y que por culpa de las drogas falleció en 1993 a las puertas de un bar, que en aquel momento era propiedad de Johnny Depp.

Los personajes de River Phoenix y Ethan Hawk cuando descubren la burbuja que les permitá ir al espacio.

Los personajes de River Phoenix y Ethan Hawk cuando descubren la burbuja que les permitá ir al espacio.

 

Durante el rodaje, que comenzó a finales de octubre de 1985, la Paramount cambió de dueños y se trastocó todo. Éstos decidieron que querían la película antes de lo fijado y eso obligó a que se rodase, por ejemplo, con la pintura de los decorados aún fresca o sin terminar el maquillaje de los alienígenas. Llegado un momento, en febrero, los directivos del estudio dijeron que no se podía rodar más, lo que provocó que no se rodasen todas las escenas previstas. Y para más inri, si el estreno estaba previsto para agosto, como el estudio no tenía nada para julio, pues se decidió que se estrenase en este mes.

 

La nave de los chavales.

La nave “Thunder Road”.

¿Podía ir la cosa peor? Pues lo fue. Se estrenó el 12 de julio de 1985, en 1.750 salas de Estados Unidos, el mismo fin de semana en el que se celebró el concierto de “Live Aid”, aquel que organizó Bob Geldof, y en el que tocaron, entre otros tantos, U2, Queen, Madonna, Dire Straits, Phil Collins, Sting y que será recordado por el tema “We are the world”.

Los alienígenas con los "Exploradores".

Los alienígenas con los “Exploradores”.

 

Obviamente, fue un fracaso en la taquilla. Sin embargo, se convirtió en una película de culto, gracias al éxito obtenido con los alquileres y en las sucesivas emisiones por televisión. Años después, Joe Dante señaló que “la película que se ve, no es la película que quería hacer. Es la película que he llegado a hacer hasta un cierto punto y luego tuve que parar”.

Los efectos especiales, pese a todo lo expuesto, son notables, y es que corrieron a cargo de Industrial Light & Magic, la empresa de George Lucas.  Respecto a la banda sonora, Dante volvió a confiar, tras “Gremlins”, en Jerry Goldsmith. Nunca ha sido una de mis partituras preferidas, aunque siempre salvaré el tema llamado “The Constrution”, que es el que se escucha mientras construyen la nave y que se podrá oír en el próximo podcast. Existen dos ediciones de la BSO, una de 1985 con doce temas, y otra mucho más completa de 2011 que realizó Intrada y que cuenta con 33 temas.

Carátula de la edición de Intrada.

Carátula de la edición de Intrada.

 

Una vez conocida la historia de “Exploradores” es fácil entender la razón por la cual nos parece tan buena casi gran parte de ella y es tan rara, tirando a infumable, cuando consiguen su propósito de conocer a aquellos gracias a los cuales han conseguido que su nave, la “Thunder Road”, consiga echar el vuelo. Desde la nostalgia, esa que nos nubla la razón, he de decir que siempre seguirá siendo una de las películas de mi infancia, pese a sus imperfecciones. Lo que podría haber sido si no le hubiesen metido prisas…

Valoración 7 / 10

Lo mejor: Tiene un toque que la hace especial hasta…

Lo peor: …que aparecen los extraterrestres.

 

 

La Puerta del Cielo (1980): La película que se convirtió en un infierno

Cuando a finales de la década de los 70 la United Artists (UA) le ofreció a Michael Cimino, que venía de dirigir y ganar el Oscar por “El Cazador” (1978), un cheque en blanco para que dirigiese un proyecto que tenía en la cabeza desde hacía años, no sabía lo que vendría después. “La Puerta del Cielo” (1980) llevó a la UA a la bancarrota y a Cimino a ser repudiado por la industria cinematográfica. ¿Fue justo lo que ocurrió?

la_puerta_del_cielo_26594

 

La película comienza en la graduación de dos amigos, Jim Averill (Kris Kristofferson) y Billy Irvine (John Hurt) en la Universidad de Harvard. Poco después, hay una elipsis de veinte años donde nos vamos al Condado de Johnson, del estado norteamericano de Wyoming, allá por 1890. Averill se ha convertido en sheriff e Irvine pertenece a una asociación de terratenientes. Ésta, al estar molesta con los inmigrantes de Europa del Este a los que acusa del robo de ganado, contrata a una serie de asesinos y realiza una lista con una serie de personas a matar. Entre los asesinos se encuentra Nate Champion (Christopher Walken), que pretende casarse con una prostituta inmigrante, Ella, que interpreta Isabelle Huppert, de la que también Averill está enamorado. Además, forman parte del elenco Jeff Bridges y Joseph Cotten y también hacen aparición Brad Dourif, Mickey Rourke, Willem Dafoe o Terry O’Quinn  en sus primeros papeles.

Primera aparición del personaje de Christopher Walken.

Primera aparición del personaje de Christopher Walken.

La historia está inspirada, que no basada, en hechos reales. Averill, Ella y Champion existieron realmente, pero éste por ejemplo no era un asesino, sino uno de los granjeros incluidos en la lista. Otro cambio, que sí pasó, es que los mercenarios, de la conocida como “La Guerra del Condado de Johnson”, fueron también por propietarios que no pensaban de la misma manera que la asociación.

Cimino ya llevó el guión de esta historia a la UA en 1971, pero no le echaron cuenta. Como he dicho antes, tras  el éxito de “El Cazador”, todo cambió. Comenzó a rodar a mediados de abril de 1979 y con un presupuesto cercano a los 11 millones de dólares. A los pocos días, el director mandó destruir y rehacer los decorados de daba vida a una típica calle de un western porque “no se veía bien” ya que “no estaban alineados los edificios”. Cimino era tan perfeccionista que deja a Stanley Kubrick como un mero aprendiz en el campo de la dirección.

El pueblo que se recreó en la película.

El pueblo que se recreó en la película.

Durante el rodaje, la UA fue consciente de que Cimino no miraba por los números del presupuesto. Por ejemplo, el director esperaba a que las nubes estuviesen en el encuadre de la cámara como él quería para comenzar a grabar; otro caso es que mandó instalar un sistema de riego bajo la pradera donde se rodó el último tramo de la película para que tuviese el color verde, del césped, deseado. La cuestión es que ningún director quiso aceptar el encargo de hacerse cargo del rodaje, ya fuese por la presión del sindicato de directores (que no veía con buenos ojos que se sustituyese a uno de los suyos), o porque ya era conocedor del desmadre del proyecto.

Una vez terminado el rodaje, en marzo de 1980, el director presentó un montaje de cinco horas y media (325 min.). A los directivos de la UA les provocó un soponcio. Parece ser que la batalla final duraba, por sí misma, una hora, y había material rodado para hacer una película entera sólo con ella. Los gerifaltes le dijeron que tenía que quitar metraje y la dejó en 220 minutos. Tal fue el fracaso que tuvo, que en 1981 Cimino volvió a meterse en la sala de montaje y sacó una nueva versión de 149 minutos por si acaso remontaba la taquilla. Poco hizo porque “La Puerta del Cielo” costó 44 millones de dólares, una tremenda barbaridad, y recaudó la friolera cantidad de 3 millones.

En un principio, el encargado de la banda sonora iba a ser John Williams, pero debido a que tuvo que realizar la partitura de “El imperio Contraataca” (1980) el seleccionado fue David Mansfield. Éste es el joven que toca el violín con patines en la larga, larguísima, escena del baile que tiene lugar en una especie de pista cubierta. Por cierto, la puerta de ese recinto es la denominada puerta que da nombre a la película.

Los protagonistas bailan con la puerta de fondo.

Los protagonistas bailan con la puerta de fondo.

Servidor sólo puede valorar el montaje de 220 minutos. Sin duda lo mejor de la película es su fotografía de la cual es responsable el húngaro Vilmos Zsigmond. El hecho de estar rodada en 70 milímetros, es decir, con una anchura mayor hace que en pantalla luzcan aún mejor los paisajes que tiene. Hay escenas, como por ejemplo la presentación del personaje de Christopher Walken, que deberían enseñarse en las escuelas de cine. Se palpa la perfección de Cimino, pero hay que decir que su duración y ritmo provoca que a veces se haga un poco pesada. Es curioso que incluso con este montaje da la sensación que se quedaron escenas importantes en la sala de montaje, sobre todo respecto al personaje de John Hurt, que siempre me ha dado la impresión que pinta poco en la historia.

La película está repleta de escenas con una sobresaliente fotografía.

La película está repleta de escenas con una sobresaliente fotografía.

¿Por qué fue un fracaso?. Creo que el motivo principal es porque muestra a los americanos que en la creación de lo que hoy es su modelo está manchado con sangre de inocentes y eso va en contra de su ideario colectivo. También quizás el modelo de cine donde el estudio depositaba la confianza totalmente en el director, ya estaba algo caduco, si miramos las películas más taquilleras de su año de estreno: “El imperio contraataca”, “Cómo eliminar a su jefe” o “Locos de remate”. El fracaso de “La puerta del cielo” y dos años más tarde de “Corazonada”, un musical de Francis Ford Coppola que recaudó 2 millones en taquilla y costó 25, acabó con este tipo de producciones. Igualmente fue olvidada en los Oscars, obteniendo tan sólo una nominación a la mejor dirección artística.

A los actores de la película no les afectó su fracaso. En cambio, Michael Cimino tardó cinco años en volver a rodar “Manhattan Sur” con Mickey Rourke en el papel de un policía que quiere acaba con las mafias orientales de Chinatown, y que fue otro fracaso en taquilla, cuando no es tan mala. Es poco conocido que Cimino fue contratado para dirigir “Footloose” (1984), pero fue despedido a los cuatro meses porque otra vez, comenzó a pedir cambios en los decorados y en la película que hubiesen supuesto una subida considerable del presupuesto.

Luego vendrían, siempre sin la ayuda de un estudio, es decir, con dinero de productoras independientes, más trabajos suyos como fueron “El siciliano” (1987), “37 horas desesperadas” (1990) y “Sunchaser” (1996) que tampoco tuvieron mucho tirón en taquilla. En cuanto a la UA, la Metro-Goldwyn-Mayer, que hasta entonces distribuía sus películas a través de ella compró la productora, convirtiéndola en una unidad de producción propia, situación que sigue ocurriendo hasta hoy.

Quien diga que es la peor película de la historia no ha visto suficiente cine. Sólo por sus imágenes debe ser visionada cada dos o tres años. Es lo menos que se puede hacer por honrar el esfuerzo quimérico de Cimino.

 

Valoración 8 / 10

Lo mejor: La fotografía. ¿Cómo no pudo estar nominada, y ganar, el Oscar en dicha categoría?

Lo peor: Se notan los tijeretazos incluso en la versión de 220 minutos.

Gravity: Un espectáculo técnico y visual

Hay películas que rompen la barrera de la pantalla a la hora de transmitir emociones o sensaciones. No es tan fácil crear un contexto, un ambiente, que provoque algo en el espectador. Suele pasar con las películas de terror, que te mantienen en una (agradable) tensión siempre y cuando sea buena y te guste el género. Una de las últimas películas que literalmente me ha agobiado, incluso notaba cierta falta de oxigeno, mientras la estaba viendo ha sido “Gravity” (2013).

Dirigida por el mexicano Alfonso Cuarón, responsable “Harry Potter y el prisionero de Azkaban” (2004) y de la sobresaliente “Hijos de los hombres” (2006), la película tan sólo cuenta con dos actores George Clooney y Sandra Bullock. Él interpreta a un veterano astronauta y ella a una científica, novata en viajes espaciales, que están reparando un satélite en pleno espacio. Mientras que están en ello sufren un accidente y comienza su lucha por la supervivencia.

 

1380661219_gv-fp-0045r_sandra-bullock-george-clooney-gravity-zoom

 

Es un guión firmado por Cuarón y su hijo Jonás que durante años estuvo dando vueltas por los estudios. Se interesó por él la Universal, pero quien se llevó el gato al agua fue la Warner. En un principio el director quería a Robert Downey Jr y a Angelina Jolie para los papeles protagonistas. Downey Jr dijo que sí, pero luego se apartó del proyecto por problemas de agenda. Jolie pidió 20 millones de dólares y la productora se negó a pagarle esa cantidad. Jolie no se bajó del burro, cosa que se arrepentirá toda su vida, y contrataron a Bullock. Ésta solicitó 15 millones y un porcentaje de la taquilla.

El argumento de “Gravity” no es gran cosa, de hecho se puede contar la película en menos de la hora y media de dura, pero sus 85 minutos mantienen al espectador en una tensión constante por saber qué será de los astronautas, en un contexto, el espacio, que pocas películas habían conseguido este nivel técnico y visual. En cuanto a los actores, Bullock está mejor que Clooney. ¿Para ganar un Oscar?, pues no. Los premios técnicos a los que también está nominada, efectos especiales, mezcla de sonido, edición de sonido y montaje, diseño de producción y fotografía, me imagino que se llevará la gran mayoría. Y quién sabe si da la sorpresa y se lleva el resto de los importantes como son mejor película y mejor director.

 

Uno de los momentos de mayor tensión de la película.

Uno de los momentos de mayor tensión de la película.

 

Igualmente, está nominada su banda sonora, compuesta por Steven Price. He de reconocer que la primera vez que la escuché no me gustó, y eso que a veces me recuerda a Hans Zimmer. Sin embargo, encaja perfectamente cuando se está viendo la película. Pero creo que la estatuilla es más merecedora “La ladrona de libros” (2013) de John Williams.

“Gravity” ha recaudado por el momento 700 milones de dólares en todo el mundo. ¿Recordáis el porcentaje que solicitó Sandra Bullock? Pues fue del 15 %, y eso sin sumar otro porcentaje por las ventas en DVD, Blu Ray y emisión por televisión. Es decir, se embolsará más de 100 millones de dólares. Angelina tiene que estar tirándose de los pelos.

Gustará a o no, a veces es muy fantasiosa, pero es innegable la fuerza visual de esta película que ha marcado un punto de inflexión en el cine como ya hicieron otras como son el caso de “2001: Una Odisea del espacio” (1968) o “La Guerra de las Galaxias” (1977). Una vez vista, lo que se agradece poder respirar sin depender de un traje…

PD: Quien la haya visto debe ver el corto “Aningaaq” que muestra otra perspectiva de una de las escenas más importantes del metraje.

 

Valoración: 8/10

Lo mejor: Los efectos especiales. Que introduce totalmente al espectador en la atmósfera de la película.

Lo peor: El guión es tremedamente simple.

 

 

Robocop 2 y Robocop 3: la fallida y la desastrosa

Visto el éxito que tuvo “Robocop” (1987), su productora, Orion, no tardó en ponerse con su segunda parte. El director de su predecesora, Paul Verhoeven, estaba inmerso en el rodaje de “Desafío Total” (1990), por lo que se eligió a Irvin Kershner (El imperio contraataca, 1980) como su sustituto. Frank Miller, muy bien considerado tras la novela gráfica “Batman: el regreso del señor de la noche” (1986), fue el encargado de hacer el guión original. Se incrementó el presupuesto a 35 millones de dólares, más del doble de la primera. Los actores principales Peter Weller, Nancy Allen, Dan O´Herlihy volvieron a representar sus papeles. Todo apuntaba a que “Robocop 2” (1990) iba a ser la secuela perfecta. Sin embargo, su resultado no fue el esperado.

 

936full-robocop-2-poster

 

Uno de los guionistas de la primera parte, Edward Neumeier, tenía escrito un borrador para “Robocop 2”, pero coincidió con una huelga de guionistas en Hollywood y se apartó del proyecto. Se tanteó a Alan Moore (Watchmen, 2009), pero fue otro compañero del mundo del cómic, Frank Miller, el elegido. Una vez presentado el guión, Orion dijo que eso era incapaz de filmarse y posteriormente se procedió a reescribirse. En 2003 se comenzó a editar un cómic basado en el guión que realizó Miller y se puede comprobar que cualquier parecido de la película con éste es pura casualidad.

 

Cómic de Frank Miller.

Cómic de Frank Miller.

El argumento de “Robocop 2” vuelve a una Detroit sumida en el caos debido a la huelga del Cuerpo de Policía y a la proliferación de un droga, denominada Nuke, que vende un sujeto llamado Caín. La OCP quiere seguir haciendo negocio con la seguridad y le quiere buscar un sustituto a Robocop. Y será Caín convertido en un cyborg.

En el guión original de Frank Miller, según su cómic, no hace referencia alguna a la droga, a Caín y al resto de maleantes que le acompañan, sin embargo sí hace aparición el sustituto de Robobop. También hay otras cosas que se quedaron en el tintero y se utilizaron más adelante, pero eso lo contaré unas líneas más abajo.

Caín, en plena acción, pretender ser el sustituto de Robocop.

Caín, en plena acción, pretender ser el sustituto de Robocop.

 

Sólo hace falta ver la película para comprobar que el guión fue reescrito hasta la saciedad. Para colmo el protagonista de la misma parece que son más los traficantes, a los cuales se les presta más a atención, que el propio Robocop. Y para más inri, uno de los personajes principales de los malhechores es un niño, tremendamente repelente, que no hay por dónde cogerlo. Durante el rodaje Peter Weller se empezó a cansar del traje y una vez estrenada la película comprobó que se habían eliminado algunas escenas que hacían más humano al personaje, hecho que le molestó. Nancy Allen, la agente Lewis, tampoco terminó muy contenta con el trabajo final.

 

El mencionado niño repelente.

El mencionado niño repelente.

 

Y hubo más cambios. Si la anterior se rodó en Dallas, su secuela lo hizo en otra ciudad del estado de Texas, Houston. La armadura de Robocop se hizo más azul, como tenía pensando hacerse en un principio en el proyecto de la primera parte. En el apartado musical, Basil Poledouris no pudo realizar la banda sonora por lo que fue sustituido por Leonard Rosenman. Éste creo una partitura que aunque se asemejaba al tono que tuvo su antecesora, no usó el tema el cual todo el público asimilaba al cyborg, hecho que disgustó a los aficionados al quitarle una de sus señas de identidad. Creo que es una BSO que está bien, pero no llega al nivel de la de Poledouris.

 

BSO de Leonard Rosenman.

BSO de Leonard Rosenman.

La película recaudó 45 millones de dólares en EEUU, un éxito pasable, pero se convirtió en una de las películas más alquiladas en VHS en 1990 y 1991. Esto provocó que apenas unos meses después ya se empezase a hablar de una nueva secuela. “Robocop 2” no es tan mala como pudiera parecer, por ejemplo mejoran los efectos especiales, pero se nota que no tiene guión y perdió mucho de ese toque crítico que le dio Verhoeven a la primera parte.

Valoración 6.5 / 10

Lo mejor: La trama de las drogas.

Lo peor: Su guión y que no centra en el personaje principal

 

Y ROBOCOP VUELA

 

Orion, rápidamente, se puso manos a la obra con “Robocop 3”. Para ello volvió Fran Miller con el guión y utilizó algunas ideas desechadas de la anterior secuela como es la presencia de esa niña que con un ordenador es capaz de hacer cualquier cosa. Miller siente predilección por Japón, una meuestra es el cómic en el que se basa “Lobezno Inmortal” (2013) que se ambienta en el país nipón. Por ello, en la tercera entrega del policía mitad hombre, mitad máquina, la OCP es adquirida por una empresa japonesa. Luego contaré una consecuencia de esta aparición del País del Sol Naciente.

 

Póster de "Robocop 3"

Póster de “Robocop 3”

 

El encargado de sentarse en la silla del director fue Fred Dekker. Éste tuvo una prometedora carrera a mediados de los ochenta cuando hizo “House, una casa alucinante” (1986), “El terror llama a su puerta” (1986) y “Una pandilla alucinante”, tres comedias de terror de serie B muy interesantes y que hoy están consideradas de culto. He hablado en pasado porque tales fueron los palos que le dieron por “Robocop 3” que nunca más volvió a dirigir, aunque años más tarde se convirtió en productor de la serie de televisión “Enterprise”.

 

La muy disfrutable "El terror llama a su puerta".

La muy disfrutable “El terror llama a su puerta”.

 

Peter Weller, se fue a rodar “El almuerzo desnudo” (1991) en vez de ponerse el pesado traje de Robocop. Quien sí lo hizo fue Robert John Burke, una actor que este fue su primer gran papel y que luego ha sido muy habitual en el género televisivo participando en series como “Rescue me”, “Person of interest” o la carcelaria “Oz”, por cierto, muy interesante y que Canal + dejó sin terminar. Nancy Allen señaló que repetiría como la agente Lewis, pero si la mataban al principio. Deseo que le concedieron. Allen, Robert Doqui, Felton Perry y Mario Machado son los únicos cuatro actores del elenco que están en las tres películas, ya que Dan O’Herlihy, presidente de la OCP, fue sustituido por Rip Torn. Cabe destacar el fichaje de Mako, como el responsable de la compañía nipona que se hace cargo de la empresa que crea a Robocop y la presencia de los hoy mucho más conocidos Bradley Whitford y CCH Pounder.

 

Robert John Burke con la niña informática.

Robert John Burke con la niña informática.

 

En cuanto al argumento de la película es el siguiente: la OCP está muy mal económicamente y necesita poner en marcha su proyecto de crear Delta City, una nueva ciudad. Así que crea una serie de agentes de seguridad, que denomina rehabilitadores urbanos, para que desalojen los edificios donde se pretende realizar la nueva construcción. La cosa es que los susodichos rehabilitadores no son trigo limpio y Robocop ajusta las cuentas.

Empecemos por las calamidades. En primer lugar, el personaje de la niña que infantiliza la película, de hecho, es la única de la saga que no está recomendada para menores de 18 años, es decir, que tiene menos violencia. El presupuesto de la película fue de 22 millones de dólares, menos que su antecesora, y eso se nota porque tiene un aspecto televisivo que clama al cielo. Y hablando de cielo, Robocop vuela. Sí, tiene una especie de jetpack y el cyborg se pega su viajecito surcando es la escena más lamentable de la trilogía. Al final, como antes hacía mención, hay un personaje que es un cyborg japones cuyos efectos especiales son realmente malos.

 

Robocop volando con unos nefeastos efectos especiales.

Robocop volando con unos nefeastos efectos especiales.

 

El susodicho ninja

El susodicho ninja

 

Todo este despropósito estuvo motivado porque su productora, la Orion, quebró. La película finalizada en 1991, no se estrenó hasta 1993. Y no recaudó ni la mitad de lo que costó y esta vez no se produjo el efecto videoclub. Para la banda sonora regresó Basil Poledouris y volvió a escucharse el tema emblemático de Robocop. Aún así la BSO es de piloto automático, no se esmeró mucho en hacerla.

El lamentable periplo siguió en 1994 con una serie de televisión de corte familiar que duró una única temporada y que aquí emitió Telecinco y ya en el año 2000, una miniserie llamada “Robocop: Prime Directives” que es algo mejor y se queda en mala.

 

 

Robocop ha sido un gran personaje que no ha tenido la suerte necesaria para convertirse es uno de los grandes. Ahora con el remake que se ha estrenado parece que la cosa no es mejor que la original, pero no es desastrosa como sus secuelas. Lo ideal sería que Paul Verhoeven dirigiese una nueva parte. Con los medios que hay actualmente podría salir algo muy bueno. Pero no todos los sueños se cumplen.

 

Valoración 2 /10

Lo mejor: Que poca gente la ha visto.

Lo peor: No hay por donde cogerla.

 

 

 

Robocop (1987): Un western de ciencia ficción

Ahora que en unas semanas se estrena “Robocop” (2014) es el momento de recordar la trilogía, decreciente en calidad, de una de las mejores películas de acción de la década de los ochenta: “Robocop” (1987).

ROBOCOP TITLE

 

Todo surgió cuando un día un guionista llamado Edward Neumeier le preguntó a su amigo, Michael Miner, de qué iba “Blade Runner” (1982) y éste le dijo «sobre un policía que caza robots». Luego ambos juntaron algunas ideas provenientes del cómic de “Juez Dredd” y del manga “El octavo hombre” que trata sobre un agente de policía que muere arrollado por el coche de unos gángsters y luego es revivido, en parte, trasladando su mente a la de un robot y realizaron el libreto. En un aeropuerto coincidieron con un directivo de Hollywood, le contaron la historia, le gustó y empezó el proyecto.

RoboCop-4bbc2f04

 

El guión pasó por varios directores, entre ellos David Cronenberg, que no les terminó de gustar. El director holandés Paul Verhoeven después de quince años trabajando en su país natal quiso dar el salto a Hollywood y lo hizo en 1985 con “Los señores del acero” que protagonizaron su amigo Rutger Hauer y Jennifer Jason Leigh. Tras terminarla empezó a buscar otro proyecto en tierras anglosajonas. Le llegó un guión sobre un policía que es asesinado y que luego es devuelto a la vida, con una especie de armadura, para seguir cumpliendo la Ley. Tras leer unas páginas lo tiró a la basura. Su mujer recogió los papeles y se los leyó. Tanto le gustó que convenció a su marido que la dirigiese ya que creía más trasfondo de lo que aparentaba. “Robocop” ya tenia director, Paul Verhoeven.

Paul Verhoeven dando instrucciones con el ED 209 de fondo.

Paul Verhoeven dando instrucciones con el ED 209 de fondo.

 

En cuanto al reparto para el papel de Murphy, nombre del personaje antes de convertirse en un cyborg, se pensó inicialmente en Rutger Hauer, que lo rechazó. Se le ofreció a Lance Henriksen, que declinó por conflicto de agendas, y a Arnold, Schwarzenegger y Michael Ironside, conocido por aquella época por la serie “V”, pero debido a la corpulencia de ambos se pensó que el traje no les quedaría bien. Finalmente los productores se decantaron por Peter Weller, que lo más reseñable que había hecho fue aquella extraña película llamada “Las aventuras de Buckaroo Banzai” (1985). Para interpretar a Lewis, la compañera de Murphy, se contrató a la televisiva Stephanie Zimbalist que lo rechazó poco antes de comenzar la filmación porque tuvo que rodar más capítulos de la serie “Remington Steele”, que protagonizaba. Fue sustituida por Nancy Allen. El resto de los personajes estaban interpretados por Dan O’Herlihy (Halloween III: el día de la bruja, 1982), Kurtwood Smith (Aquellos maravillosos 70), Ronny Cox (Superdetective en Hollywood, 1984), Miguel Ferrer (Iron Man 3, 2013), Ray Wise (Twin Peaks) y Paul McCrane (Urgencias).

Kurtwood Smith interpreta al sanguinario Clarence Boddicker

Kurtwood Smith interpreta al sanguinario Clarence Boddicker

 

El traje fue diseñado por Rob Bottin, que fue quién hizo los efectos especiales de “La cosa” (1982), “El chip prodigioso” (1987) o “Desafío total” (1990). Inspirado en la serie japonesa “Uchuu Keiji Gavan” se realizaron seis trajes, tres normales y los otros con daños de balas. Al principio su color era azul oscuro, pero en las pruebas de cámara se dieron cuenta que hacía reflejos por lo que se decidieron por el gris metalizado. Costó un millón de dólares, siendo el elemento más caro de la producción. Por cierto, la pistola que se enfunda en el traje, no estaba integrado en el mismo, y sus planos se realizaron aparte.

Peter Weller sin el casco.

Peter Weller sin el casco.

 

El rodaje comenzó en a principios de agosto de 1986. La primera en la frente vino cuando Weller, que se había estado preparando con un especialista en mimo los movimientos de Robocop, se puso el traje y comprobó que pesaba más de lo esperado y no se podía mover con la agilidad prevista. Si había ideado que los movimientos del cyborg iban ser como los de una serpiente (sic), los tuvo que cambiar por otros más lentos y robóticos. Peter Weller perdía cada día 1,5 kilos de agua por lo que tuvieron que instalarle en el traje aire acondicionado para que los 38º que padecía su cuerpo fuesen más livianos.

La película estaba ambientada en Detroit, sin embargo se rodó prácticamente en otras ciudades como fueron Pittsburgh y Dallas. Muchos recordarán los coches de policía. Durante el rodaje se eligió, por parte de los diseñadores de producción, el coche que en aquella época, es decir 1986, era el más futurista. El modelo elegido fue el Ford Taurus.

El Ford Taurus tuneado como coche de policía.

 

El argumento, aunque prácticamente lo he contando, nos traslada a una Detroit del futuro castigada por la delincuencia. Uno de los agentes de policía es abatido, en una de las escenas más violentas de los ochenta, por un grupo de maleantes. La OCP una empresa quiere hacerse con el negocio de la seguridad en la ciudad tiene un proyecto para crear el policía definitivo, mitad hombre, mitad máquina.

La muerte de Murphy es una de las más violentas de la película.

La muerte de Murphy es una de las más violentas de la película.

 

Basil Poledouris fue quien compuso una de esas bandas sonoras cuyo tema principal se te queda grabado en la memoria por su fuerza, garra y ser, en cierto modo, tan épico. En 2010, la discográfica Intrada reeditó la BSO añadiendo cuatro temas inéditos y corrigiendo el orden de los temas de la edición de 1987. Destacan las piezas “Rock Shop”, considerado el tema principal de “Robocop”, “Betrayal” y “Showdown”.

isc129Booklet.indd

Reedición de la BSO por parte de Intrada.

 

Con un presupuesto de 13 millones de dólares, en su primer fin de semana recuda 8 en su estreno norteamericano. Allí fue calificada como X por su violencia, por lo que Verhoeven tuvo que ir a la sala de montaje y realizar algún que otro corte, y posteriormente consiguió la R, es decir, que podían asistir los menores, pero acompañados de un adulto. Durante su carrera comercial hizo en taquilla unos muy suculentos 53 millones de dólares. Estuvo nominada a dos Oscars, el de mejor sonido y montaje, y recibió uno especial, fuera de concurso, por la edición de efectos sonoros.

“Robocop” es una de las mejores películas de acción de los ochenta por ese conjunto de habilidades como la historia, los efectos especiales, su música, unos personajes con carisma, que todas juntas hacen un cóctel redondo. Es criticada por su violencia, pero es que es una película de acción, y por su tono fascista; la película, en realidad, es una crítica a todo lo que muestra: los ejecutivos y las empresas que se ciegan por la ambición y a una sociedad que no se sabe a dónde nos lleva. A servidor siempre le ha parecido que “Robocop” es un western de ciencia ficción, es lo que hubiese hecho Sam Peckinpah, si hubiese querido adaptar uno de sus trabajos en aquella época.

Luego vinieron las secuelas y las series de televisión, pero de éstas se hablarán en la segunda parte de esta crítica.

 

Valoración: 8 / 10

Lo mejor: Los efectos especiales. La banda sonora. El personaje. Su tono ácido e irónico.

 Lo peor: Llevo pensando cinco minutos y no encuentro nada malo.