Noticias

now browsing by category

 

Nominaciones a los Oscars 2015

Pocas sorpresas en las nominaciones a los Oscars que se entregarán el próximo 22 de febrero. Las más nominadas han sido “Birdman” y “El gran hotel Budapest” en nueve categorías, seguida de “The Imitation game” con ocho. Pero ojo, no hay que olvidarse de “Boyhood” que con menos nominaciones podría dar más fuerte. En los apartados técnicos hay que reseñar la presencia de “Interstellar”.

Me soprende dos cosas, que no hayan nominado a Clint Eastwood por la dirección de “El francotirador” y que “Perdida” no haya tenido más nominaciones, teniendo sólo una, por cierto merecidísima, en el apartado de mejor actriz, para Rosamund Pike. Cabe destacar que en el apartado de bandas sonoras gran parte de las nominadas ya han podido ser escuchadas por vosotros, por ejemplo aquí. En el próximo programa le dedicaré más tiempo a las nominaciones que son las siguientes:

 

PD: Muchas gracias a Europapress por la plantilla

In Memoriam: Lauren Bacall, la última mirada de la época dorada de Hollywood

Hubo un tiempo donde las estrellas del cielo se instalaron en Hollywood allá por los 40 y 50, en su denominada época dorada. No voy a decir todos sus nombres, sería tan largo como decir una constelación. Hoy, una de esas estrellas ha vuelto a su lugar de origen. Era Lauren Bacall, tenía 89 años.

Nació en Nueva York un 16 de septiembre de 1924 en una familia de origen judío con el nombre de Betty Joan Weinstein Perske. Su madre, de procedencia rumana, se cambió el apellido primero por Weinstein-Bacal y luego por Bacall. Así nació su apellido artístico.

Lauren quería ser actriz. Con quince años, para costearse los estudios en la Academia Norteamericana de Artes Dramáticas trabajó como modelo y de acomodadora, gran profesión, en un cine. Con dieciocho años debutó en Broadway. Una aparición suya en la portada de la revista “Harper’s Bazaar” llamó la atención del director Howard Hawks y la contrató.

Su primer trabajo cinematográfico fue “Tener o no tener” (1944) donde también participaba Humphrey Bogart. Se enamoraron y un año después se casaron. Tuvieron dos hijos y durante su matrimonio Lauren aguantó el alcoholismo de Bogart que derivó en un cáncer que lo mataría en 1957.

 

Bogart y Bacall en "Tener y no tener".

Bogart y Bacall en “Tener y no tener”.

 

Con su marido haría pareja en la pantalla también en “El sueño eterno” (1946), “La senda tenebrosa” (1947) y “Cayo Largo” (1948). La década de los cincuenta fue donde más trabajó destacando los filmes de “Cómo casarse con un millonario” (1953), “El mundo es de las mujeres” (1954), “Escrito sobre el viento” (1956) o “Mi desconfiada esposa” (1957).

 

Escena de "El sueño eterno".

Escena de “El sueño eterno”.

 

A partir de entonces dejó de hacer tantas películas, para dedicarse al teatro, aunque hay que destacar su presencia en “Harper, investigador privado” (1966) o “Asesinato en el Orient Express” (1974). Por cierto, en 1961 se casó con el también actor Jason Robards, con quien tuvo otro hijo, pero se divorció de él en 1969 porque no aguantó el alcoholismo de éste. Y es que Robards, no era como Humphrey.

En los ochenta siguió trabajando puntualmente en películas, y regresó el teatro protagonizando en 1985 con la representación de “Dulce pájaro de juventud” en el West End londinense, pero no fue hasta los noventa cuando estuvo en sus filmes más recordados de los últimos tiempos. Son el caso de “Misery” (1990), “Pret a porter” (1994) o “El amor tiene dos caras” (1996) que le proporcionó su única nominación al Oscar a la mejor actriz de reparto. Participó en un capítulo de “Los Soprano” y en una par de películas de Lars Von Trier, “Dogville” (2003) y “Manderlay” (2005). Su última aparición fue en 2012 en  “The Forger”.

 

Bacall en "El amor tiene dos caras".

Bacall en “El amor tiene dos caras”.

Hace cinco años la Academia de Hollywood le dio un Oscar Honorífico, y merecido, por toda una carrera. Su personaje de “Tener o no tener” le decía en cierto momento al de Bogart que “Si me necesitas, sólo tienes que silbar”. Me temo que mi silbido no llegará tan lejos, pero sé que estarás bien acompañada por Humphrey y el resto de estrellas.

 

 

Carta a un actor que me ha hecho reír y llorar

Querido Robin Williams,

acostumbrado a que me produjeras sonrisas, carcajadas y alguna que otra lágrima, anoche me hiciste llorar. Decidiste quitarte la vida con 63 años recién cumplidos. No me apetece hacer un “In Memoriam” al uso como he hecho en otras ocasiones, prefiero escribirte unas líneas a  modo de carta.

La primera  vez que te vi fue en un cine de verano, Atalaya, en La Antilla (Huelva). Era el año 1987 cuando intepretaste a un soldado norteamericano que realiza un programa de radio durante esa guerra que perdió EEUU. En “Good morning Vietnam” hay momentos en los que te desatabas con tus muecas y gestos, pero no me parecieron extraños. Por cierto, un filme que te dio tu primera nominación al Oscar y que es imprescindible para cualquier melómano gracias a su banda sonora con  gente como James Brown, Los Beach Boys o Wilson Pikett, donde descubrí su “In the midnight hour”.

 

Williams en "Good morning Vietnam".

Williams en “Good morning Vietnam”.

Me quedé con tu cara y nombre. Durante el invierno alquilé “Club Paraíso” (1986) una comedia muy tontorrona, pero simpática en la que también estuvo Peter O´Toole.  Apareciste en “Las aventuras del barón Munchausen” (1988), pero admito que no te reconocí cuando la vi en el cine, sino años después cuando lo hice en la televisión.

No fue hasta 1989 cuando te volví a ver. La espera mereció la pena. “Oh capitán, mi capitán”. Con esto ya lo he dicho todo. Me quedé con la boca abierta y solté la primera lágrima por tu culpa con ese final de “El club de los poetas muertos”. Por cierto, segunda nominación al Oscar. Este mismo año hiciste, junto con Robert DeNiro, un filme poco recordado y que me parece uno de los mejores de tu filmografía, “Despertares”. Hacías de un médico que ayuda a un paciente que está prácticamente catatónico a recuperar su consciencia y movilidad.

 

Ronan Keating dando una clase a sus alumnos.

John Keating dando una clase a sus alumnos.

 

Con unos once o doce años, en el mismo cine de verano antes mencionado, como otras tantas vi “El rey pescador” (1991). Película de Terry Gilliam que protagonizó también Jeff Bridges y donde era un loco muy cuerdo. Recuerdo que en aquel momento no la entendí muy bien, pero me gustó la película. Fue tu tercera nominación al Oscar. Ese mismo año fuiste Peter Pan en aquella versión que hizo Steven Spielberg en “Hook”. Fue fallida, pero no sé por qué siempre le he tenido cariño. Le tengo pendiente un monográfico para contar su historia y de por qué pasó lo que pasó.

Vinieron “Señora Doubtfire, papá de por vida” (1993), “Jumanji” (1995) y un año más tarde “Una jaula de grillos”, versión norteamericana de una película francesa. Mira si la he visto veces, pero esta comedia junto a Nathan Lane y Gene Hackman siempre me ha parecido muy notable. Fuiste la voz, en versión original, del Genio de “Aladdin” (1996) y en 1997 recibiste un Oscar por “El indomable Will Hunting”.

 

Williams en el centro con su único Oscar.

Williams en el centro con su único Oscar.

 

En los años posteriores participaste en “Patch Adams” (1998) o “El hombre bicentenario” (1999). 2002 fue un año extraño. Trabajaste en una comedia, que me encanta, como es “Smoochy” y en dos papeles muy alejados a los que nos tenías acostumbrados como fueron “Insomnio” o “Retratos de una obsesión”.

He de reconocer que a partir de entonces te perdí un poco la pista. Pusiste voces en largometrajes de película de acción e interveniste en comedias del tipo de “Noche en el museo” (2006) que poco me atraían.

Hace un año o así descubrí por casualidad “El mejor padre del mundo” (2009) que no se estrenó en cines y sólo se emitió en televisión en versión original: “Lo peor no es estar solo, sino estar con gente que te hace sentir que estás solo”; una frase que escuché en ella y que me gustó mucho, como la película.

Últimamente estabas haciendo mucha televisión y tenías previsto el estreno de varias películas, entre ellas el de la tercera parte de “Noche en el museo”. Eran de dominio público, porque lo reconociste, tus problemas de adicción. Hace unos meses tuviste una recaída. No sé lo que te llevaría a hacer lo que has hecho y que nos dejará sin regalarnos nuevas sonrisas y alguna que otra lágrima. Siempre creí que habrías sido un gran presentador de los Oscar. Tengo pendiente ver muchas películas tuyas, entre ellas aquella en la que interpretraste a “Popeye” en aquella versión, con personajes reales, que hizo Disney en 1980.

Estés donde estés seguirás siendo tan exagerado e histriónico y haciendo reír al personal. Muchas gracias por su sonrisas y por tus lágrimas.

PD: Me he dejado muchas películas por el camino, pero ha sido lo que ha ido saliendo, sé que me perdonarás.

 

 

Cierra la magia, cierra el estudio Ghibli

El 3 de agosto de 2014 quedará marcado como un día triste en los calendarios cinematográficos al confirmarse el cierre del Estudio Ghibli, el mismo que fue hogar del director japonés Hayao Miyazaki. Una factoría que ha dado obras maestras como “Mi vecino Totoro” (1988), “La princesa Mononoke” (1997) o “El castillo ambulante” (2004), entre otras.

 

El productor Toshio Suzuki, director general del estudio, ha señalado que no se harán más largometrajes, aunque sí otros proyectos. Así, tras tres nominaciones a los Oscars en el apartado de mejor película de animación por “El viaje de Chihiro” (2001), que se lo llevó, “El castillo ambulante”, “El viento se levanta” (2013) y 22 películas, todo se acaba.

 

"El viaje de Chihiro" es la única ganadora de un Oscar.

“El viaje de Chihiro” es la única ganadora de un Oscar.

Los motivos apuntan a la jubilación el pasado mes de septiembre de Miyazaki, el gran y único motor de Ghibli y al relativo fracaso comercial de sus últimos trabajos “La historia de la princesa Kaguya” (2013) y “El recuerdo de Marnie” (2014). Y digo lo de relativo porque dinero han dado, pero no el esperado. Y es que hacer este tipo de filmes es muy caro y al público no le suelen llamar la atención si están de por medio las de Pixar o Disney. Ésta en 1996 firmó un acuerdo con el estudio nipón para que sus trabajos, cargados de un mensaje ecologista, se viesen con mayor facilidad en Estados Unidos y Europa, pero entre unos y otros la cosa no funcionó.

 

A la vuelta de las vacaciones, servidor preparará un especial donde se tratarán algunas de sus películas como “Nausicaä del Valle del Viento” (1984), “El castillo en el cielo” (1985), “La tumba de las luciérnagas” (1988) o “Porco Rosso” (1992). Y todo con piezas del compositor habitual de Ghibli, Joe Hisaichi.

"Nausicaä del Valle del Viento".

“Nausicaä del Valle del Viento”.

 

Películas de Ghibli hay para todas las edades: para niños, adolescentes, y no tan niños, pero recomiendo encarecidamente ver, al menos, las principales antes de mayoría de edad. Así, se verá el mundo con otros ojos, sin duda, más positivos.

El Acomodador cumple 6 meses

 

Hace seis meses que esta pequeña aventura cinéfila abrió sus puertas. Y han pasado muchas cosas en todo este tiempo. Lo más importante es que cada día son más los que asisten a esta sala cinematográfica a cargo de El Acomodador.

 

Hasta el momento de escribir estas líneas, han sido 25 los programas que se han subido, donde tan sólo hubo una semana sin emisión debido a una infección en la garganta. El primer podcast, dedicado a “El Jovencito Frankenstein” (1974), es, por ahora, el más escuchado. Echando una vista atrás, o mejor dicho una escucha, compruebo que el programa ha evolucionado en contenido y en calidad de sonido, cosa que servidor se seguirá esforzando para que así sea. Por ejemplo se han introducido los cortes de películas al principio del programa y se introdujeron, a petición de los oyentes, las sintonías de dibujos animados.

 

Igor es uno de los grandes personajes de "El jovencito Frankenstein".

Igor es uno de los grandes personajes de “El jovencito Frankenstein”.

 

Ente los más escuchados hay películas, “Los intocables de Eliot Ness” (1987); musicales, “Hoy no me puedo levantar”; o series de televisión como “Twin Peaks”. Han habido especiales como el de “Lo mejor de 2013” y he intentado dar a conocer películas poco conocidas, pero en mi opinión muy destacables, como “Sospechosos Habituales” (1995) o recordar clásicos del cine como “La Pantera Rosa” (1963), o televisivos como “Barrio Sésamo”. En total, hasta ahora, casi 2.000 personas, exactamente 1981, se han convertido en oyentes de este podcast. La gran mayoría se han suscrito vía iTunes y si se han perdido alguno han acudido al archivo de podcasts para volver a escucharlo.

 

En cuanto a las críticas, las más leídas han sido, en este orden” la de “Los Goonies” (1985), “Robocop” (1987), “Tiburón 3-D” (1983) y los especiales de las secuelas de La Pantera Rosa. Les llamo críticas, pero en realidad prefiero hablar más de los entresijos de la película, que de la película en sí. Las opiniones son como son, pero creo que es más entretenido poder contar esos hechos sobre esas películas que a lo mejor contribuyeron a que fuese un éxito o un fracaso. Es el caso de “La puerta del cielo” (1980) o “Carga maldita” (1977).

 

¿Quién no ha querido ser un Goonie?

¿Quién no ha querido ser un Goonie?

 

Para las noticias, el medio más utilizado por su rapidez es la cuenta de Twitter (@AcomodadorEl). No sólo hay información, sino también fotos curiosas, tráilers y alguna que otra recomendación. Aunque también hemos recordado en la página en la sección informativa, por ejemplo, los fallecimientos de Peter O´Toole o Philip Seymour Hoffman.

 

Durante este corto tiempo de vida que tiene El Acomodador dos han sido los principales reconocimientos. Por un lado, obtener el segundo premio en la categoría de cultura de los IV Premios Blogosur. Y sobre todo, la presencia, al alza, de tantas personas. Por lo que sólo puedo decir, muchas gracias.