La Pantera Rosa

now browsing by tag

 
 

Las secuelas de la Pantera Rosa (2ª parte)

Prosiguiendo con el repaso a las secuelas de la Pantera Rosa. En 1978 daba fruto la tercera entrega de los guiones de la desechada serie de televisión, la sexta de la saga, “La venganza de la Pantera Rosa”.

 

La venganza de la Pantera Rosa

 

Volvía el trío habitual: Sellers, Edwards y Mancini. Y todo después de que los dos primeros al finalizar la anterior película dijesen que no iban a trabajar más juntos. La trama tiene claras influencias de dos géneros de la década de los 70; por un lado, que contra quien se enfrenta Clouseau es un mafioso, véase las influencias de “El Padrino” (1972), y también que la parte final de la cinta tiene lugar en Hong Kong en referencia al cine asiático que estaba en auge con las películas de kárate. A todo esto, hay que sumarle que la partitura de Mancini tiene un toque disco al cuál sólo le falta la bola de la discoteca. Hay que destacar en el reparto la continuidad de Herbert Lom como el comisario Dreyfus y a Robert Loggia interpretando a uno de los gerifaltes mafiosos.

 

Sellers caracterizado como un oriental.

Sellers caracterizado como un oriental.

 

En un principio se iba a llamar la película “La maldición de la Pantera Rosa”, (retén el título, más abajo sabrás la razón), pero al final se puso “La Venganza….”. Recaudó 55 millones de dólares, veinte más que la anterior. Pese a que las historias y los gags no eran ya tan brillantes el publico quería más.

En 1979 llega el golpe de estado. Peter Sellers y el guionista Jim Moloney presentan una historia para ser rodada en 1980 y estrenada en el verano de 1981, pero el actor no quiere que la dirija Edwards. Se tanteó a Sidney Potier, pero el elegido fue Clive Donner. Y así se empezó la preproducción de “El Romance de la Pantera Rosa” con algunos de los habituales de la saga como Herbert Lom o Burt Kwouk.

Existían dos versiones del guión. En uno enfrentaba a Clouseau con una ladrona llamada “La Rana” con Pamela Stephenson en éste papel. Y con otro, el definitivo, donde el mismo personaje se casaría con Clouseau y llevaría a éste al otro lado del crimen. Sin embargo, Peter Sellers falleció de un ataque al corazón el 24 de julio de 1980, ocho días después de haberse terminado de escribir el guión.

La Metro le dijo a Edwards que tenía que seguir con el proyecto inacabado. Éste ya tenía en mente, debido a las desavenencias, sustituir a Sellers por Dudley Moore con quien había coincidido en “10, la mujer perfecta” (1979), pero Moore rechazó la propuesta porque no quería comprometerse tras el éxito de “Arthur, el soltero de oro” (1981).

¿Cuál fue la solución para hacer la película de la Pantera Rosa sin Sellers? Para realizar “Tras la pista de la Pantera Rosa” (1982), que así es como se llamó, se utilizaron escenas descartadas de “La Pantera Rosa ataca de nuevo” (1976). Eso dio para cuarenta minutos del metraje, a partir de ahí se da a entender que Clouseau desaparece en un viaje y una periodista investiga preguntando a aquellos personajes de las anteriores entregas, como el Fantasma o Cato, para poner algunas de las mejores escenas del investigador.

 

Tras la pista de la Pantera Rosa

 

Blake Edwards le dedicó la película al actor fallecido diciendo: “A Peter Sellers el único e inigualable inspector Clouseau”. Pues menos mal que no lo quiso sustituir por Dudley Moore. La película fue un fracaso de taquilla, recaudando tan sólo 9 millones de dólares en todo el mundo. Además, para más inri, la viuda de Sellers demandó a la productora por atentar la imagen de su marido por lo que tuvieron que pagarle un millón de dólares. Pero Edwards, tenía un plan B ya que al mismo tiempo estaba rodando otra película de la saga.

Cogiendo el título pensando inicialmente para la película de 1978, se hizo “La Maldición de la Pantera Rosa” (1983) sin Clouseau, sino con el detective Clifton Sleigh. Tras el no de Moore, se pensó en John Ritter, protagonista de la serie “Apartamento para tres”, pero no cuajó, y también en Rowan Atkinson, más conocido por “Mr. Bean”, pero al ser únicamente conocido en Gran Bretaña, en aquellos tiempos, se desechó su fichaje. El elegido fue Ted Wass que participaba en la serie norteramericana “Enredo” y que años más tarde haría del padre de “Blossom”.

 

La maldición de la Pantera Rosa

Continuando con la historia de su predecesora, la joya de la Pantera Rosa sigue desaparecida, al igual que Clouseau. Al comisario Dreyfus le piden que seleccione a un nuevo investigador, y éste elige a uno en la línea de Clouseau, al incompetente Clifton Sleigh. Durante su investigación el policía norteamericano se entrevista, al igual que ocurría en “Tras la Pista de la Pantera Rosa” con personajes pasados de la saga. Cabe señalar que David Niven se encontraba durante el rodaje tan débil y enfermo por una esclerosis lateral amiotrófica que tuvo que doblarse su voz en inglés, siendo esta su última película.

 

Ted Wass como Clifton Sleigh.

Ted Wass como Clifton Sleigh.

 

Dicha entrega es un despropósito carente de gracia y enjundia. Hasta tal punto llega, que al final de la misma aparece Clouseau, interpretado por Roger Moore (¿¿¿???), que se acaba de realizar una operación de cirugía estética y es pareja de una mujer que ha sido quien ha robado la joya de la pantera rosa, reutilizando la idea que se mantuvo del guión de “El Romance de la Pantera Rosa”.

 

Roger Moore haciendo su cameo de Clouseau.

Roger Moore haciendo su cameo de Clouseau.

 

El intento de relanzar la saga fue un fracaso incluso mayor que la anterior entrega. Sólo hizo en taquilla, en todo el mundo, algo más de 6 millones de dólares. Edwards culpó a la MGM de la situación por no promocionar la película y, por supuesto, el contrato de Ted Wass para que siguiera con el personaje se convirtió en papel mojado. El nivel decreciente de calidad fue alarmante y se aparcó cualquier intento de hacer otra entrega

Tuvo que pasar una década para que a Edwards se le ocurriese volver a hacer otra película de su saga más conocida. Kevin Kline, de nuevo, Rowan Atkinson, Gérard Depardieu y Tim Curry fueron considerados para liderar la nueva entrega. El elegido fue el totalmente desconocido, por aquel entonces en Estados Unidos, Roberto Benigni. Éste era muy conocido en su Italia natal, y gozaba de una leve popularidad en otros países europeos por el cierto éxito que le supuso “Johnny Palillo” (1991). Benigni encarnaría en “El hijo de la Pantera Rosa” (1993) al vástago que tuvo el inspector Clouseau con el personaje de Claudia Cardinale en la primera parte de la franquicia, hecho que tenemos que suponer porque nunca se tuvo referencia en la pantalla.

 

El hijo de la Pantera Rosa

 

En el reparto, repiten dos habituales de la saga a los cuales se les nota la edad: Herbert Lom y Burt Kwouk. En la trama la joven princesa de Lugash es secuestrada en tierra francesas para obligar a su padre a que abdique. El caso se lo asigna el comisario Dreyfus al novato Jacques Gambrelli (Benigni) quien desconoce que es el hijo de Clouseau.

 

Benigni, como el hijo de Clouseau, junto a Cato.

Benigni, como el hijo de Clouseau, junto a Cato.

 

Estrenada a finales de agosto de 1993, fracasó en la taquilla y con los críticos. Con un presupuesto cercano a los 28 millones de dólares, recaudó sólo 2,5 millones. Basta decir que los créditos iniciales animados por ordenador costaron un millón de dolares así que obviamente se confiaba en el éxito del film que no tuvo lugar. Fue la última película de la saga en la que participaron Blake Edwards y Henry Mancini, fallecidos en 2010 y 1994, respectivamente.

¿Es tan mala?. El problema es que Benigni es muy cargante, creo que sólo ha estado medianamente comedido en “La Vida es Bella” (1997), y si encima sigue la sombra de Peter Sellers pues es lógico el fracaso, que de nuevo, acabó con las intenciones de relanzar la saga.

Sin embargo, la MGM pensó que la Pantera Rosa podía dar más de sí y poder atraer a las nuevas generaciones. Por ello, con el comienzo del nuevo siglo se empezaron a escuchar rumores sobre una nueva entrega. Sonaron Robin Williams, Kevin Spacey, Chris Tucker y Mike Myers, para ser el inspector Clouseau, quien volvía a la palestra, pero fue Steve Martin el seleccionado y quien también firmó el guión. Se gestaba “La Pantera Rosa” (2006).

 

prosa2006
Se pensó en Jackie Chan para ser Kato, pero para no molestar al público oriental fue sustituido por un ayudante llamado Ponton y que interpretó el francés, pero de padres españoles, Jean Reno. El comisario Dreyfus fue Kevin Kline, quien ya había sonado para “El hijo de la Pantera Rosa” y otros actores del reparto fueron Emily Mortimer, Beyoncé Knowles, Henry Czerny, Kristen Chenoweth, Jason Statham y Clive Owen. El director, en un principio, iba a ser Ivan Reitman, siendo finalmente Shawn Levy.

Con un presupuesto de 65 millones de dólares comenzó su rodaje en mayo de 2004 para ser estrenada en julio de 2005. Entonces, ¿por qué lo hizo en 2006, concretamente en febrero, como aparecía antes? Pues porque cuando Sony compró a la MGM, que estaba prácticamente en bancarrota, obligó a que se cambiase el guión y se rehicieran escenas para conseguir la calificación para todos los públicos. Es decir, que esta entrega cuyo nombre inicial era “El nacimiento de la Pantera Rosa”, iba a ser mucho más adulta y ácida de lo que al final fue. No es una mala entrega, sobre todo si recordamos las tres últimas. Se deja ver y te ríes, aunque si llegar a las protagonizadas por Sellers. Martin, no hace olvidar a Sellers, pero como he dicho anteriormente, Clouseau es Peter Sellers.

En cuanto a la música, Christopher Beck sustituyó a David Newman que fue contratado primero. Su partitura cumple, sin más. Henry Mancini es y será insustituible. La película hizo lo deberes ya que recaudó 159 millones de dólares. Y claro hubo secuela…

Y ésta llegó en 2009. Repetían Steven Martin y Jean Reno, pero John Cleese sustituía a Kevin Kline como el comisario Dreyfus, el holandés Harald Zwart a Shawn Levy en la dirección y con la incorporación de Alfred Molina como el villano de la función. “La Pantera Rosa 2” costó 70 millones de dólares e hizo en taquilla 75. La verdad es que si la anterior era pasable, esta continuación es muy inferior. Y con un nuevo fracaso, por el momento, no hay en preparación ninguna secuela más, pero las habrá, me temo que las habrá a medio-largo plazo.

 

Martin como Clouseau en la secuela.

Martin como Clouseau en la secuela.

 

¿Por qué digo que me temo? Pues porque parece que la MGM, hoy ya Sony, no se dado cuenta de que el alma La Pantera Rosa fue, es y será siempre Peter Sellers, su inspector Clouseau.

 

RevengeofthePinkPanther-PeterSellersStill

 

Como habrás podido comprobar, fracasos han tenido para darse cuenta de ello, pero su afán de conseguir revitalizar una saga que tanto éxito le dio en el pasado, les puede a los estudios y sus integrantes. De la saga, y me refiero a las de Sellers, las hay mejores y peores, pero te ríes. En las restantes hay momentos donde no sabes si reír o llorar de vergüenza ajena y nunca entenderé por qué Blake Edwards no captó que la franquicia era Sellers, sobre todo tras los fracasos de “La Maldición de la Pantera Rosa” y  “El Hijo de la Pantera Rosa”. Nadie podrá superar esa relación de Clouseau con las palomas, las cuales siempre defecaban en él, sus caídas, su manera de hablar y todo lo que le proporcionó, el único e inimitable Peter Sellers.

 

 

Podcast nº16: La Pantera Rosa (1963)

Por desgracia, en esta edición del podcast, cuando hablamos de “La Pantera Rosa” no nos referimos al pastelito, sino a la película de 1963 que catapultó a la fama a Peter Sellers. Y es que el pasado 20 de marzo se cumplieron 50 años de su estreno.

 

Clouseau

Podrás encontrar, entre otras cosas, la última banda sonora de Alexandre Desplat, para “El gran hotel Budapest”, o dos temas relacionados con Sherlock Holmes. Uno de ellos, de una mítica serie de dibujos animados de los 80. Y, como lo prometido es deuda, contiene un tema de la última película criticada, “Exploradores”.

Suscríbete al canal de iTunes para poder descargarlo con mayor facilidad, y si quieres valora el podcast. El programa te lo puedes descargar gratuitamente aquí. Deja que El Acomodador te busque una butaca y difruta de la sesión. Porque el cine también se puede escuchar.